Rosalía Gómez de Caro: el arte de vivir

Charles Chaplin escribió que la vida es tan corta que solo nos alcanza para ser amateur. Esta afirmación también se puede aplicar al llamado arte de vivir. Cuando ya vamos aprendiendo, la función se termina. No hay recetas mágicas y cada persona sabe en qué consiste su particular modo de alcanzar ese arte. Los grandes filósofos se han ocupado de ello. Y, por supuesto, los psicólogos.

En esta ocasión, sobre este provocativo tema, nos queremos centrar en doña Rosalía Gómez de Caro, quien hace unos años realizó el sueño de escribir el libro titulado “El arte de vivir”, señalando de antemano que este hermosísimo libro, de un equilibrio editorial, gráfico y fotográfico, no es un simple libro de recetas de cocina, que tampoco buscó pretensiones de obra didáctica para enseñar a cocinar.

Fue presentado de esta forma: “Es más bien un retrato de su arte, de su interés de crear cosas bellas y de producir manjares deliciosos y originales. Tiene como meta transmitir su personalidad, darse a conocer a través de sus obras, y regalar a través de imágenes inolvidables esa inventiva que la caracteriza en lo que ella llama su “Arte de vivir”.

Hablar de Rosalía Gómez de Caro es referencia de una excelente educación, de una búsqueda literaria e intelectual constante, y de una gestión emocional, en adición a una práctica religiosa diaria, a un hacer “por los necesitados”, que le ha permitido crear la “Fundación pide un deseo”, institución que solo aporta a niños enfermos de escasos recursos familiares y físicos, los que son acogidos filantrópicamente gracias a la sensibilidad y visión de doña Rosalía y un equipo humano y familiar extraordinario que le acompaña. Pero, como ella tiene una dimensión muy clara del goce de la vida, esto le permite educar para la felicidad, y coadyuvar en la sanación física y mental, acompañando a estos niños de enfermedades terminales.

Volviendo al libro El Arte de vivir, el cual está editado en una versión de lujo, y una versión económica; ambas versiones pueden ser adquiridas en Librería Cuesta, Casa Virginia, Tienda Mary, en Harmond & Balines, Books and Books en Coral Gables, Miami, en otros establecimientos del exterior, en la ciudad de Nueva York, y todos los fondos recaudados hace unos años de la venta de este libro son destinados a la Fundación Pide un deseo.

Esta extraordinaria escritora ha logrado en su obra remontarse a sus orígenes en la ciudad de La Vega, donde nació y se educó. Proveniente de una familia de intelectuales como los García Godoy, logró bucear y auscultar su memoria y reseñar las recetas originales de su madre, de sus abuelas y tías, y lograr las más excepcionales mesas, decoraciones primaverales, formales, en fin, de acuerdo a la ocasión, que aportan gracia y mucha esplendidez a la obra.

Se remite a las fuentes, lo que le permite logros que deben ser disfrutados por un gran público, que disfrute los placeres gastronómicos y epicúreos, así sea en las tradicionales recetas criollas de la República Dominicana.

Porque degustar un majarete, un flan de mamey, unas batatas glaseadas con manzanas y castañas, un bizcocho de zanahoria, de guineo, un chutney de mango, tres leches de guanábana, bizcocho de la abuela, en fín, docenas de este tipo de recetas, junto a las apreciadas por mí, como, paticas de cerdo con trufas, timbal de salmón relleno de trucha ahumada, risotto verde con vieiras y alcachofas, tartare de atún con wasabe, couscous de cordero, cazuela de pato, arroz iraquí, lomo de cerdo relleno de mango, guineas al vino Pinneau de Charente, tamales de lambí, Napoleón de mollejas y escargots, moussaka, vichyssoise de berro, habas de la India, pescado thai con coco, sombreronis rellenos de ternera, en fin, necesitaríamos mucho tiempo para completar una parte del recetario de Rosalía.

Ideas para agasajar a sus amigos y amigas en casa, platos para deslumbrar durante el fin de semana, en épocas especiales como la navidad, bodas, almuerzos ejecutivos, etc. Y, con unos postres exquisitos, recomendaciones del vino para el maridaje perfecto, así como, fotografías logradas por profesionales del lente, como Nova, Nicole Sánchez, acompañan las espectaculares mesas preparadas por la autora.

Al hablar de mesas especiales para eventos, recuerdo haber visto a Rosalía ofrecer charlas en tiendas especializadas de decoración del hogar, más específicamente de cómo lograr impresionantes efectos en fechas especiales, logrando resultados a destacarse, y cómo ella también involucra a sus hijos e hija, arquitectos, decoradores e ingenieros, en el diseño de mesas y algunas de las mercancías utilizadas.

Una tarde de té, preparada por la señora Caro es un gran acierto visual, porque se combina desde el color verde de su predilección, ya que ella comunica: “Casa y objetos hablan, con el verde, de los recuerdos que conforman mi vida. El color unifica.

A través de sus tonalidades saturo los diversos elementos de la decoración creando armonía con la vajilla, los arreglos de flores y las mesas. No siempre utilizo flores. El perejil, la albahaca y el romero tomaron un lugar importante en la creación de un arreglo”.

Hablar de Rosalía de Caro es referirnos a un valor nacional por sus servicios sociales, su ejemplo como esposa del destacado arquitecto Tony Caro, con quien ha conformado una hermosa familia de jóvenes emprendedores. El matrimonio Caro-Gómez es además poseedor de una importante colección de arte, y por muchos años, esta distinguida pareja ha sido coleccionista de arte taíno, de artistas y maestros como Vela-Zanetti, quien al llegar al país fue acogido por el tronco de esta familia, el desaparecido arquitecto don José Antonio Caro Álvarez. También, en su residencia y oficinas, tienen obras de Jaime Colson, Gausachs, y otros más contemporáneos, como Ada Balcácer, Aurelio Grisanti, Rincón Mora, entre otros y otras de gran valor.

Todos estos méritos personales, muy en particular su obra social, fueron tomados en cuenta al elegir en el año 2007 a Rosalía Gómez de Caro, como Mujer del Año por el grupo Omnimedia, un premio muy merecido, y que logró comprometerla más con las causas sociales y los sueños que persigue.

Por: Delia Blanco

De Señal a Señal (Revista AREITO)

Share on pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp